Conóceme

Bienvenidos al blog movimientoyemocion.com

Mi nombre es Patricia Vivó y ME DEDICO A JUGAR…

¿Por qué he creado este blog?

Para compartir con vosotras y vosotros, mamás y papás, algunos JUEGOS, RECURSOS Y REFLEXIONES PARA JUGAR CON LOS MÁS PEQUEÑOS DE LA CASA

Soy mamá de una preciosa bebé que se llama Claudia y desde mi experiencia como psicomotricista, pero sobre todo desde mi vivencia como mamá, estoy convencida de que jugar es una de las mejores maneras que tienes de crear un vínculo sano y duradero con tu bebé.

Voy a contarte un poco de mi historia para que puedas comprender el camino que me ha llevado a estar convencida de esta premisa y a crear este blog.

Los comienzos entre Claudia y yo no fueron del todo fáciles, tampoco difíciles, lo normal: mucha ilusión, una ternura enorme, necesidad de contacto continuo por parte de las dos, y de ahí también a las noches sin dormir, teta y brazos a todas horas… En fin, que como en toda nueva relación, tuvimos que APRENDER A ESTAR JUNTAS, A PERMANECER JUNTAS, A ACOPLARNOS

Por supuesto de eso mi hija sabía más que yo y dejé que me guiase siguiendo mi instinto, pero a veces el cansancio hace mella… Llegan los bloqueos y la ansiedad, y ese instinto no desaparece pero digamos que se nubla un poco.

A los dos meses y medio Claudia tuvo lo que llaman una crisis de lactancia, que se resume en que lloraba todo el tiempo, a veces sólo se consolaba con su tetita, otras sin embargo se peleaba con ella y no la quería. Estas otras veces, su tetita no le servía de consuelo, ni tampoco los brazos y no había forma de que dejara de llorar. Fue entonces cuando, a sabiendas de los beneficios del juego, empecé a buscar información sobre cómo jugar con un ser tan pequeñito.

Porque como leí en alguna ocasión

un bebé que juega es un bebé que no llora

Sin más, comenzamos a jugar y poco a poco, estos juegos se convirtieron en una “rutina diaria” que nos ayudó a crecer juntas, a afianzar nuestros lazos como madre e hija.

Es por ello que he querido compartir esta experiencia en este espacio virtual porque, como mamá y como psicomotricista que no entiende esta profesión sin la presencia del juego, creo que es una experiencia enriquecedora para los bebés y para las mamás y los papás.

Jugando con tu bebé podrás acompañarle para que crezca disfrutando de su cuerpo, dándole sentido a sus acciones y haciéndole consciente de sus emociones.

Quisiera aclarar también que los juegos que voy a compartir con vosotras en este espacio, no me los he inventado yo. Unos juegos han sido extraídos de revistas y blogs de profesionales también formados en esta materia, y la mayoría pertenecen a la colección de libros TODO UN MUNDO (Elisabeth Fodor y Montserrat Morán), una colección que recoge un trabajo profesional de más de 30 años de investigación en esta materia: cómo ayudar al bebé a desarrollarse a través del movimiento y los sentidos. Recomiendo la lectura completa de estos libros y son perfectos para leer durante el embarazo y así preparar el terreno de juego para cuando nuestro bebé nazca. Yo los descubrí tarde.
¿Qué puedo aportar yo entonces si todo está en los libros y en la red?
Recopilar, resumir, contaros mi experiencia como mamá y como persona formada en otros ámbitos de la psicomotricidad infantil y, desde mi experiencia y formación, intentar solventar las dudas que me planteéis en los comentarios. Pero, sobre todo, espero aportaros reflexiones que puedan ayudaros a “observaros” (más bien a sentiros) a vosotras mismas y a vuestros bebés en el momento del juego, para que la comunicación pueda ser cada vez más fluida.

Para quien quiera conocer un poco más sobre mí…

Voy a contaros un poquito de mi historia, del camino recorrido hasta llegar a esta definición de “mi profesión”, que refleja mucho de mí, de mi manera de ser, de estar y de sentir.

Muy jovencita me licencié en CC. Ambientales… Sí, estudié una carrera de Ciencias porque siempre me gustó la Biología y sentía pasión por la Naturaleza. Me preocupaba el Medio Ambiente y su cuidado; así que allí fui, a Huelva (yo soy de Sevilla) y estudié encantada esta carrera.
Cuando llegó el momento de ejercer mi profesión me decanté por la Educación Ambiental y es en este periodo de mi vida donde más formación y experiencia adquiero en pedagogía.
Paralelamente, había recuperado mi afición por la danza y la expresión corporal. Y digo “había recuperado”, porque he bailado toda mi vida, pero el hecho de estudiar fuera de casa y la presión por mantener la beca para poder seguir haciéndolo, pudieron más que mi pasión. Pero sólo en esos años.
Ya ejerciendo la Educación Ambiental, tropiezo con un Centro donde se trabaja con una metodología que parte de lo sensorial y emocional para acercar al niño al conocimiento de la Naturaleza, fomentando su sensibilización desde un contacto más profundo con la misma. Debido a mi experiencia personal, me encomiendan la hermosa tarea de trabajar las emociones a través del movimiento, emociones “recolectadas” durante una experiencia de contacto previo con la naturaleza.

Más adelante, también a través de mi experiencia con la danza, me ofrecen un trabajo en un Centro de Ayuda a Personas con Discapacidad Intelectual. Se trata de la nueva creación de un Servicio de Ocio Inclusivo, donde comienzo a trabajar como profesora de danza y donde tengo la oportunidad de apoyar a mi antiguo jefe, psicomotrocista, en algunas de sus sesiones con los alumnos del Centro.

Así nace mi interés por esta profesión, mi deseo de formarme y trabajar como psicomotricista.

Así que aquí estoy… Espero poder ofrecerte un espacio lúdico donde encontrar algunos recursos que, añadidos al interés que te ha traído hasta este blog, te ayudarán a seguir construyendo ese vínculo sano y duradero con tu bebé.
Porque nuestros hijos no se merecen menos…